Elena Zelaia

“Las alcachofas son un alimento muy saludable, imprescindible en una alimentación equilibrada”

Elena Zelaia es técnica en Dietética y Nutrición, materias que domina y le apasionan. Recalca que la “alimentación es la prevención de la salud y la base principal para su mantenimiento”, demanda más formación al respecto y alaba las propiedades de las alcachofas “las grandes detoxificadoras, las jefas de la fibra, las aliadas del hígado y la vesícula biliar”. En esta entrevista habla de su consulta, los talleres que imparte, la alimentación que sigue y nos da algunos sencillos consejos que el lector agradecerá.

 

Cuentas en tu página web que a los 20 años te diagnosticaron un síndrome de intestino irritable que te empujó a indagar qué alternativas tenías para sanarte. ¿Cómo fue?

En esta etapa de mi vida empecé a descubrir el valor de la alimentación y los remedios naturales para curarme. Estuve un año con tratamientos médicos y no mejoraba hasta que mi madre opto por llevarme a un naturópata que le daba una vital importancia a la alimentación y a las plantas medicinales.

 

¿Qué estudios cursaste?

Técnica en Dietética y Nutrición y Técnica Administrativa. Además soy experta en nutrición energética y macrobiótica, y en recursos emocionales como son EFT-Tapping y Bioneuroemocion.

 

Te defines como una apasionada de la “nutrición saludable”. ¿Qué importancia tiene la alimentación en nuestra salud?

La alimentación es la prevención de la salud y la base principal para su mantenimiento ya que a una alimentación equilibrada le acompañan unos hábitos de vida saludables y esto lleva a la persona a estar y sentirse más centrada, hacer ejercicio físico, deporte, a cuidarse… Así que se puede decir que la alimentación es un nexo, es un eje sobre el que gira la vida, y esto es realmente lo que me apasiona de la alimentación, que todos los caminos, antes o después, confluyen en ella.

 

¿Crees que somos conscientes de las consecuencias que tiene para nuestra vida todo aquello que comemos?

No, si así fuera la población estaría haciendo la revolución de la alimentación, que implicaría la revolución de la conciencia y las autoridades competentes en la materia estarían tomando medidas más contundentes como se hizo, por ejemplo, con la ley del tabaco. Una medida eficaz sería subir los impuestos a la comida procesada, la comida basura etcétera. Y campañas de concienciación explicando la relación directa de hábitos inadecuados y comida insaludable con la enfermedad. Los tiempos están cambiando, la crisis de este 2020 nos tiene que llevar al crecimiento sostenible es la única manera de mantenernos sanos junto con la naturaleza, no hay un plan B para el planeta, hay un plan para solucionar de forma colectiva.

 

Tienes una consulta e impartes talleres. ¿Qué perfil de persona acuden a ellos?

Sobre todo mujeres aunque también hombres que cada vez se cuidan más y les encanta cuando empiezan a comprender la relación entre su enfermedad su alimentación y su estado emocional, principal pilar en el que se basa mí trabajo. El rango de edad está entre 30 y 65 años, el cambio de alimentación y hábitos está motivado porque quieren hacer un cambio de vida aunque muchas veces no son conscientes que eligen la alimentación para hacer ese cambio de vida, pues a la consulta y los talleres se viene por algo que es evidente, como bajar peso, paliar un síntoma, una enfermedad, etcétera. Lo que está claro es que cuando se involucran de verdad en cuidarse y respetarse de forma firme ya no hay marcha atrás.

 

En tu blog compartes recetas, calendarios, consejos… ¿Y si hablamos de las alcachofas? ¿Qué opinas sobre esta verdura?

Las alcachofas son las grandes detoxificadoras, las jefas de la fibra, las aliadas del hígado y la vesícula biliar. Me encantan las alcachofas cocidas con limón y después con un aliño sencillo, como una parte del plato combinado. También me gustan a la plancha o salteadas con otras verduras, e incluso con unas almejas en salsa verde.

 

¿Qué consejos darías a aquellas personas que no las han probado?

Nutricionalmente las alcachofas son un alimento muy saludable, imprescindible en una alimentación equilibrada que les va a ayudar con la retención de líquidos,  la digestión de las grasas y el colesterol.  Su alto aporte en fibra y agua produce un efecto saciante que mitiga la  ansiedad por comer, además de ayudar al estreñimiento y la diabetes. Para principiantes pueden utilizarlas como si fuera un comodín. En un puré de verduras se puede añadir una alcachofa limpia, pelada y cortada en trozos, dándole un puntito muy especial que no altera el sabor del puré preferido. Otra forma de cocinar alcachofas es una tempura con una harina de garbanzos y presentarla en una menestra de verduras.

 

Una parte importante de las alcachofas que se producen en nuestro país van destinadas a la industria conservera. Como profesional, ¿qué opinas de este producto?

Prefiero las alcachofas frescas nunca utilizo en conserva, aunque hay que reconocer que tienen su espacio, para momentos puntuales con prisa e incluso para utilizar en situaciones como es un confinamiento.

 

Hay quien opina que los nutricionistas os dedicáis a amargar el dulce de las personas…

Nadie puede amargar el dulce de nadie si el dulce que llevas dentro de ti sostiene tu verdad y tus creencias, es decir que tu dulzor depende de tu equilibrio interno.

 

En general sabemos muy poco de alimentación. ¿Defiendes que haya más información en las escuelas?

Sí, por supuesto. Los niños y las niñas pasan muchas horas en el cole, incluida la hora de la comida, y se pueden aprovechar estos espacios para talleres sencillos de alimentación con conciencia. Los niños y las niñas empiezan a tener una mayor conciencia sobre alimentación, a veces están más informados que sus mayores, pero no pueden hacer nada porque las compras y las decisiones a este respecto las toman los mayores. La educación nutricional debe de dirigirse tanto a los padres como a sus hijos e hijas.

 

¿Cómo es tu alimentación habitual? Es decir, ¿qué sueles desayunar, comer y cenar y si haces comidas entre horas?

Mi alimentación es muy básica. En cuanto a las comidas normalmente hago tres comidas: desayuno, comida y cena. Si tengo ganas de comer algo entre horas tomo un pequeño tentempié.  En mi dieta están por supuesto las verduras, las legumbres, los cereales, las algas, el pescado, los huevos y carnes blancas en pequeñas cantidades y de forma puntual, no tomo ni carne de cerdo ni embutidos. También utilizo los alimentos fermentados procedentes de las verduras, tipo el chucrut (col fermentada), o de otras verduras crujientes como la remolacha o la lombarda. Fermentados de miso realizados con arroz y  garbanzos por ejemplo, ya que la soja normalmente no la utilizo, y también me gustan los germinados. Por otro lado los condimentos, con su maravilloso mundo de las especias o la ciruela umeboshi, principalmente para aliños.

 

¿Dónde haces la compra? ¿Supermercado, mercado, tienda de barrio, Internet…?

Cerca de mi casa tengo el Mercado de la Ribera, es una plaza de mercado con puestos diversos de alimentación, también compro en tiendas pequeñas de barrio, ecológica e incluso alguna que no lo es ya que participo de la idea del cultivo con conciencia, pregunto por su origen, de dónde procede el alimento, si es de la zona… y si me convence lo compro y no tiene porqué ser exclusivamente ecológico. Algunos productos para la casa iba al supermercado, aunque desde el confinamiento compro todo en tiendas pequeñas o en puestos de venta directa de los y las agricultoras.

 

Cada vez se ven más productos light en los lineales de los supermercados. ¿Qué opinas sobre ellos?

No son productos interesantes para una vida saludable, atienden a un nicho de mercado obsesionado por el culto a la imagen, a coger atajos, y dietéticamente hablando hacen un procesado del alimento en su afán por conseguir el mejor sabor que alteran el valor original y la energía del alimento. Esto es muy usual con el tipo de azúcares que sustituyen al azúcar refinado.

 

¿Existen los superalimentos o es un término ideado por departamentos de Marketing?

Para mí superalimentos también son las legumbres o las alcachofas o unas buenas aceitunas por ejemplo. Con los superalimentos hay que ir con pies de plomo y hacer una selección, no todos valen para para todo el mundo, hay que fijarse para quién es el alimento, hay que personalizarlo. Por ejemplo, el jengibre se considera un superalimento y hay personas que no lo toleran produciéndoles irritación en la mucosa estomacal.

 

¿Qué opinión te merecen los programas de televisión sobre cocina?

Creo que tienen su lugar y algunos son buenos programas, no me gustan los que son un espectáculo y sobre todo los que hacen para niños y niñas y se cocina con presión. En general hay demasiados y se alejan de la esencia de la alimentación equilibrada.

 

Entrevista realizada mediante cuestionario por escrito. Desde la asociación sin ánimo de lucro Alcachofa de España agradecemos a Elena la atención prestada. La fotografía que ilustra el artículo ha sido cedida por la entrevistada.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies